sábado, 24 de septiembre de 2016

LA GALLA CIENCIA


martes, 20 de septiembre de 2016

La memoria encendida de Eladio Méndez

Tuve la suerte de coincidir con Eladio Méndez, nacido en Castuera y emeritense de adopción, en el número 7 de una deliciosa colección de poesía de la Editora Regional de Extremadura dirigida por el maestro Antonio Gómez, denominada 3 x 3. Desde entonces hemos coincidido en no pocas ocasiones, compartiendo versos al calor de amigos comunes. En una de esas recientes ocasiones, quedó en enviarme su último libro, "La memoria encendida", que he terminado de leer hace muy poco.
https://4.bp.blogspot.com/-nNqMU4bW4pk/V9-Kl8GX6zI/AAAAAAAAB5s/qGmRMGzZrEclXeAuhqbpCMFzGN24y5VHgCLcB/s320/Eladio%2Ben%2BVoces%2Bdel%2BExtremo.jpg
Eladio Méndez en Voces del Extremo.
    
El poemario de Eladio Méndez, publicado por Amargord, ofrece una realidad de manos abiertas, honesta y necesaria, para pellizcar la conciencia dormida de una sociedad que a veces pierde los puntos de referencia. Distingo dos tipos de poemas en el libro de Eladio: por un lado aquellos en los que, haciendo un ejercicio de memoria, el autor trae al presente los episodios vividos no hace tantos años -con una guerra, una postguerra y una terrible represión que deja las heridas abiertas-, incluyendo un álbum familiar en el que la experiencia se torna casi en primera persona y por otro lado, un grupo de poemas en los que nos muestra un panorama del presente, una fotografía de lo que está sucediendo en este momento en el que los derechos sociales, que con tanta lucha y sangre se han conseguido, caen con la fragilidad de un castillo de naipes. Podemos considerar entonces, sin miedo a equivocarnos, la poesía de Eladio Méndez dentro de la corriente de "la poesía de la conciencia". "Cuándo, compañeros, / cuándo seremos nosotros / los escultores de la historia", reclama Eladio en el poema titulado "El fracaso de la inmensa minoría".
   
https://4.bp.blogspot.com/-Mz6vRd6_yzU/V9-KtQk50QI/AAAAAAAAB5w/eUYJuCBD5q06qeiGgWWuOfbujZKAbZCXACLcB/s320/libro.jpg

   
El libro contiene algunos poemas conmovedores, ante los que no es posible permanecer indiferente, como es el caso de "Niño soldado", "Muerte en el estrecho" o "Dicen". De este último poema transcribo un par de versos que son como un latigazo en la cara de mármol de la impasividad: "los niños pobres de Brasil / valen lo que cuesta una bala". Y así, el poeta hace suya la cita de Gabriel Celaya: "Maldigo la poesía de quien no toma partido / hasta mancharse", porque Eladio se mancha, y de qué manera, para defender con la palabra la justicia verdadera, aquella que nos dicta el sentido común. "Mis manos están para ofrecerse, / para marchar junto a otras manos / al encuentro del trigo y la justicia..." dice Eladio en su poema "Robinson Crusoe".

No faltan en el poemario la ironía y el humor, como en las piezas "Abominar", "La ley de la gravedad", "Reír" o "Sello de Correos" que finaliza con un :"Que rule, que rule la cabeza" digno de cualquier revolución. El poema "Masoquismo", que merece ser mencionado, está también en esta línea de ironía y crítica en la que se mueve como pez en el agua la poesía de Eladio Méndez.

El libro está prologado acertadamente por Manuel González y contiene un epílogo de Antonio Orihuela, otro reconocido poeta de la conciencia, bajo el título de "La casa encendida de Eladio Méndez". Dice Orihuela en este epílogo: "La memoria es la casa del poeta Eladio Méndez".

 Finalizo esta reseña con unos versos del propio Eladio en su poema "Sueños", versos que, como una tabla en mitad de una tempestad, ofrecen la esperanza a la que agarrarse con todas las fuerzas: "Aunque ellos lo ignoran / soñar es el principio".
 Victor Manuel Jiménez Andrada  


No hay comentarios: